Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas juegos

Cerca

Esta semana cumplimos otro aniversario del nacimiento y muerte de Mauricio. Sería un niño de cuatro años. Mónica y Laia están en Florida de paseo familiar y yo acá en la casa trabajando. Fue mala idea quedarme solo esta semana.

Los aniversarios son lo más parecido a regresar al mismo momento por fuera del recuerdo. Y de cierta forma también son un regreso físico muy concreto a una posición en el espacio en el sistema de coordenadas que tiene en el centro al sol (aunque también hay un descuadre ahí que hace cada vez más difícil el empalme). De pronto por eso durante los cuatro días de septiembre que nos acompañó lo siento más cerca y presente. Es una forma de reencontrarnos. Pienso en él y en lo que no fue. Lo extraño aunque apenas lo conocí. Y cuando los días pasan nos volvemos a alejar otra vez hasta el próximo año. Así será por siempre.

PISA nos pisa

En esta entrada de su blog, Arthur Charpentier intenta evaluar qué tan “elitista” es la educación francesa de acuerdo a los resultados del examen PISA (concluye que no particularmente). Inspirado en sus cálculos organicé algunas gráficas intentando visualizar/evidenciar desigualdades en los resultados de PISA 2012 con énfasis en Colombia. Por lo pronto sólo hay gráficas y muy poco comentario (tal vez porque prefiero no forzar interpretaciones y me gustaría, más bien, conversarlas por acá si alguno se anima). El código que genera el documento está acá.

Aquí, por ejemplo, está una gráfica que permite comparar las distribuciones de puntajes en matemática para varios países (diferenciadas por sexo):

Distribuciones puntajes PISA 2012

En el documento hay otras formas con diferentes énfasis de hacer esta misma comparación.

Negacionismo

Llevaba ocho meses con las gafas desajustadas, prácticamente flotando libres sobre mi cara, a punto de caer. Sabía que necesitaba ajustarlas pero había evadido la diligencia con el desgreño intencional autodestructivo que casi que me define. Las pocas veces que estuve cerca de la óptica algo (una fuerza) me llevaba en cualquier otra dirección, como si el procedimiento (a la larga trivial) de entrar y pedir un ajuste de las gafas fuera un martirio inaceptable, incluso cuando sabía que contribuiría de inmediato a mi tranquilidad (el estado de las gafas era una fuente regular de ansiedad, claro). La dependiente me llevó a un escritorio donde un señor agarró mis gafas y las moldeó con cuidado después de revisar, sosteniéndolas sobre a mi cara, cuál era el problema. La reparación no tomó más de un par de minutos. Antes de devolverme las gafas las limpio con un golpe de líquido pulverizado seguido de un pañuelito. Estiré las manos para recibirlas pero ignoró el gesto: las puso él personalmente con firmeza (como si dudara de mi capacidad para hacerlo), se aseguró de que se sostuvieran en su lugar, asintió cansado y se fue sin decir nada más. Sentí como si hubiera dejado de existir.

Futbolistas cuantificados

Durante el mundial recopilé, partido a partido, las estadísticas de jugadores que publicaba Who Scored. Con esos datos armé la serie de reportes que improvisé para Mundo Pelota. Las tablas que ofrece el sitio eran acumulados de todos los partidos jugados hasta el momento así que debía descargarlas regularmente para extraer los datos correspondientes a partidos recién jugados (sustrayendo números de tablas acumuladas anteriores). Escribí un script en R (impresentable al público en el estado actual) que entraba, sacaba los datos de una variable en en un script de javascript de la página que generaba la tabla en cliente (un desastre de código, si me preguntan — espero que no lo hicieran así para celar los datos), armaba una tabla y extraía los datos correspondientes a los partidos jugados durante ese día. Hace rato que tengo las tablas pero no había hecho la tarea de organizarlas y limpiarlas. Finalmente ayer les dediqué un par de horas y las subí a este repositorio en GitHub.

Aquí, por ejemplo, una gráfica con estadísticas de duelos aéreos y estaturas usando los datos acumulados de todos los jugadores que participaron en más de tres duelos aéreos durante el mundial:

duelosaereos

Imperdurables

La propagación de la figura del instructor temporal (cariñosamente apodado temp en el argot académico anglo) relega la función educativa de las universidades a la última prioridad posible. Los temporales somos una evidencia más del desprecio por la enseñanza que el medio universitario camufla torpemente excusándose en la calidad y fama de sus profesores-investigadores, todos grandes ejecutivos de esa industria sublimada de producir artículos para consumo y beneficio de nadie más que ellos mismos. Para propiciar que alcancen sus grandezas mezquinas y caprichosas, las universidades contratan docentes ocasionales que suplan la demanda de esos cursos básicos (casi todos) que los refinados profesores evaden activamente: no están a su altura, no tienen tiempo para esas pequeñeces, la docencia es tal vez demasiado mundana.

Pensaba en eso mientras hablaba con mis estudiantes de este curso de verano que recién termino. Pienso en eso regularmente cuando dicto clase. Me incomoda mucho. Esa jerarquía de profesores de primer y segundo nivel, con los primeros posando para las fotos y ofreciendo entrevistas o seminarios elevados para que los aplaudan y coman cuento y los segundos medio invisibles y menos pagados haciendo el trabajo que se supone que corresponde a los primeros (el trabajo que es la misión de la universidad, lo que le da sentido) es no solo desagradable sino contraproducente. En mi caso personal alcanzo a sentir cómo me impulsa hacia la mediocridad y el cinismo: si mi tarea es dictar este curso y no más que este, si no hay ninguna posibilidad de una afiliación duradera con la universidad, si planear y proponer cursos es imposible, no tiene sentido que le dedique a la tarea asignada más que el mínimo de tiempo y energía posible (aunque igual me termino matando porque la ansiedad me puede aunque la plata no pague realmente mi tiempo invertido). Es un trabajo que no es apreciado. Lo más triste es que los estudiantes (cada vez más abandonados y perdidos en las burocracias universitarias, sin guías que los conozcan, acompañen y les propongan caminos) son los mayores perjudicados.

Adios a los números

Escribo desde las pausas entre las vidas que me corresponden. En realidad es solo una vida pero fluctúa y se transforma. Laia mordía hace poco un muñeco pollo que reclamamos en una promoción de Kokoriko hace quince años. Cuando reclamamos ese pollo a cambio de una hamburguesa (probablemente la mejor promoción de comida rápida jamás ofrecida por un negocio colombiano) no pensamos que algún día una hija hecha de los dos jugaría con él. Pero aquí está: ya tiene dos años, hace algo parecido a hablar, es caprichosa y malgeniada ocasionalmente pero también genuinamente cariñosa. Le gusta ser independiente y libre. Todavía le da duro la llegada a la guardería.

Estoy a punto de terminar mi curso de seis semanas en la universidad. Como siempre, el trabajo con estudiantes es edificante. Lástima que sea tan efímero. En todo caso yo me esfuerzo y preparo las clases e intento ofrecerles algo más que una reiteración de contenidos más o menos insustanciales. Desde mi posición como instructor temporal muy ocasional no hay mucho más que pueda hacer. Los profesores oficiales de la universidad (quienes sí podrían tener una influencia positiva y sostenida en los muchachos y que son responsables del futuro que esos programas les ofrecen) tienden a evadir esos cursos básicos y los desprecian como ejercicios menores, casi castigos, que deben soportar con renuencia a cambio del tiempo y fondos que reciben para hacer esencialmente lo que les plazca bajo la promesa de que sus ombliguismos intelectuales son determinantes para el desarrollo de la sociedad. En los intermedios entre clases trabajo en varios proyectos, más que todo relacionados con exploración y organización de conjuntos de datos. Parece que habrá más trabajo en esa línea durante este otoño. Conseguir cursos para dictar es muy difícil. Tengo una prioridad bajísima debido a que no tengo vínculos profesionales con la universidad. Soy la opción cuando no tienen más opción. Igual seguiré presentándome cada año porque disfruto hacerlo aunque a veces me agobie. Mi molestia con todo lo “académico” (sus pretensiones y sus engaños) es cada vez más intensa.

Mi hermana y mis tías estuvieron de visita hace un mes. Mi hermana estuvo por tres semanas dedicada a Laia. Se hicieron amigas. Fuimos un fin de semana a Toronto y de resto estuvimos en el pueblo.

Cuando termine el curso quiero dedicarle tiempo a las correcciones del libro que escribimos con Luis. Estamos a poco de tener una versión pulida pero no hemos encontrado el tiempo para poder trabajar. Por otro lado se supone que Despegue (originalmente llamada Para poder llegar), la cortísima novela infantil que escribí en verano de 2011 (durante mi año en Waterloo), sale a la venta en librerías colombianas esta semana. Al final salió en el sello juvenil (Gran angular) de SM (los mismos de El barco de vapor). Les dio miedo venderla como un libro para niños.

17

diferencias.resultados.participacion

Un problema de las denuncias de Uribe usando conteo de votos como un indicador de fraude es que no toma en cuenta que el total de participación también aumentó. Para hacer un análisis mínimamente serio sería importante considerar la diferencia de resultados como porcentajes del total de participación en cada vuelta. Esto daría una medida más justa del ascenso de los candidatos en los diferentes municipios. En esta gráfica calculo este valor para ambos candidatos y lo comparo con el cambio en la participación (como porcentaje del potencial electoral). Ambas nubes son relativamente similares salvo por ligeras diferencias regionales como un repunte de Santos en la costa caribe y el suroccidente y un repunte de Zuluaga en el nororiente. Otro punto clave es que Zuluaga perdió fuerza (diferencia de resultados negativa) en muchos más municipios que Santos). En todo caso, muy probablemente es posible encontrar ejemplos de saltos notables de votación para Zuluaga en Santander similares a los que Uribe denuncia para Santos en la costa como prueba de fraude (aunque en ese caso me imagino que la interpretación de Uribe será que el sentir popular motivó a los votantes independientes (“de opinión”) para apoyar al señor Zuluaga). En el gráfico de cajas a continuación presento las distribuciones de cambios de resultado para ambos candidatos para cada región. La pelea fue pareja pero entre Bogotá, sobre todo Bogotá, y la costa le dieron a Santos la victoria:

cajas.regiones.dif.resutados

En Foco Económico, Nicolás Idrobo y Pablo Querubín publicaron este análisis sobre los resultados de las elecciones utilizando algunos de los datos que recopilé. Vayan y lean.

16

diferencia.resultados

Para cada municipio tomo el total de votos depositados y para cada uno de los dos candidatos calculo la proporción de votos que le corresponden (un número entre cero y uno). Lo hago en primera y segunda vuelta por separado y después resto el valor de primera vuelta del de segunda vuelta. El resultado es un número que, para cada candidato, me dice cómo mejoró (o empeoró, si es menor que cero) su resultado en el municipio. En el gráfico están las distribuciones de estos valores para los dos candidatos de la segunda vuelta. Los puntos sugieren potencial electoral de los municipios. La caja difuminada es la representación tradicional de distribuciones de valores numéricos. Los colores son las regiones que usa el Banco de la República.

15

Esta gráfica se podría llamar “Por qué Santos ganó”:

diferencias.participación.segunda

Y aquí está la tabla con el conteo de votos a nivel municipal hasta donde va a las 11:30pm de hoy.

A ver en qué termina ese tal proceso de paz.

14

Por estos días escribo en Mundo Pelota, un blog colectivo que Óscar organizó y montó para echar carreta sobre el mundial. Continuando con la tónica cuantitativa que llevo desde hace unos meses, he bajado datos de jugadores de WhoScored.com y pienso ir armando pequeños gráficos estáticos (y tal vez alguno interactivo) a medida que se acumula información con cada serie de partidos. Por lo pronto he escrito algo sobre el índice de masa corporal de los jugadores y algo sobre duelos aéreos y estatura. En el blog la categoría de estos ejercicios será Cuentas Alegres. Más adelante subiré los datos y código a este repositorio de GitHub.

7

Porque Alejo lo pidió: la diferencia con el líder etapa a etapa para el top 10 de la clasificación general del Giro d’Italia:

top10-cuadrado

6

Creo que pienso más en Colombia de lo que debería.

Alguna vez Alejo me dijo que Colombia, como tema, sólo existe en el exilio o algo así. Que en realidad en la vida cotidiana, en la experiencia del país, Colombia no es nunca un tema para nadie que lo habite. De pronto estoy tergiversando lo que me dijo. Fue hace miles de años.

El miércoles estaba una mujer colombiana en la piscina. Tenía las facciones y acento de bogotana de clase alta. Jugaba con su hijo gordito y rubio. Cuando me oyó hablar en español a su lado se alejó incómoda. A veces eso es Colombia también: esa distancia esencial, la identidad que parte de la desconfianza en el igual.

Hace poco le decía a Luis que tal vez lo correcto, de poder votar, sería entregarle mi voto a los amigos que viven allá. Proponerles que decidan ellos por quién voto y aceptar su decisión. Lo que pase allá los afecta mucho más a ellos que a mí. Desde acá (este momento y este lugar) me cuesta cada vez más entender realmente qué pasa. Es complicado diferenciar los anuncios constantes de crisis inminente de la angustia sincera que algunos expresan, o sopesar su optimismo ocasional.

El contacto que me permiten los medios digitales es intenso pero engañoso: su flujo es modulado por los oleajes emocionales más potentes. El rumor de la vivencia se pierde entre los gritos consternados, alegres o indignados, entre los sentimientos más manipulables y explosivos. Es como estar en la tribuna de un estadio deportivo de espaldas a un partido eterno, viéndolo sin verlo y con una comprensión cada vez más escasa de las reglas del juego.

1

Los colombianos Nairo Quintana y Rigoberto Urán lograron primero y segundo puesto en el Giro d’Italia. El ciclismo me interesa casi cero, pero no me aguanté la tentación de armar una tabla con los tiempos acumulados etapa a etapa usando los datos disponibles en la página oficial del Giro.

Aquí está la diferencia en segundos con el líder para los corredores colombianos:

Colombianos Giro d'Italia 2014

Aquí está la diferencia en segundos con el líder para todos los 196 corredores:

Diff Leader Giro d'Italia 2014

Finalmente, velocidades promedio de los colombianos para cada etapa (con cajas de distribución de las velocidades promedios de todos los competidores atrás, para comparar):

velocidades.promedio

En todos los gráficos, clic para agrandar.

Dejo la tabla en el repositorio para que otros con más interés y conocimiento la aprovechen.

31

La plataforma de cursos masivos en línea de MIT y Harvard liberó algunos de sus datos (para 2012 y 2013) esta semana y en twitter vi a Gabriel Florit haciendo un gráfico para comparar la (dis)paridad de género (la razón entre mujeres y hombres) dependiendo del país. Inspirado por ese gráfico generé una gráfica similar que compara la misma (dis)paridad de género dependiendo del curso:

gender.parity.course

Si se toman todos los estudiantes registrados en la base de datos, hay 142.795 mujeres y 411.520 hombres (29.000 más no responden). Es decir que la disparidad de género total está alrededor de 0.35. Sin embargo, cuando se diferencia por cursos surgen preferencias muy fuertes dependientes del género y consistentes con los prejuicios tradicionales sobre lo que se supone que son temas de hombres y de mujeres. No sobra resaltar que en estos cursos no hay ningún tipo de filtro de ingreso así que quien está registrado lo hace por voluntad propia y sin ninguna restricción. Esto hace todavía más diciente (y preocupante) la brecha que se observa.

La siguiente pregunta obligada es cómo le va a los estudiantes dependiendo del género en cada uno de los cursos:

gender.grades.course

Así, aunque hay preferencias marcadas por temas de acuerdo a género, en el desempeño dentro de los cursos estas diferencias se desvanecen. Una vez dentro de los cursos, hombres y mujeres obtienen resultados muy similares, como es de esperarse.

28

En el anterior gráfico me dio la impresión de que la diferencia de abstenciones confundía más de lo que ayudaba así que aquí va uno en el que uso en su lugar la abstención para las presidenciales (en porcentaje sobre el potencial electoral a nivel municipal). Describen fenómenos ligeramente distintos pero relacionados. El efecto es similar:

Diferencia en resultados y abstención

Clic para agrandar. Agregué colores y tamaños a los municipios de acuerdo a su potencial electoral.