Viernes

Tren. Caminata hacia el barrio chino. Festín de dumplings. Caminata hacia Dundas Square. Registro en el hotel. Caminata. Manic Café. Javier, Juan Pablo y Adelaida. Infusión de jamaica. Kensington Market. Barrio Chino. Downtown. Hotel.

Sábado

Caminata hacia el sur. Desayuno en St. Lawrence Market. Queso St. Marcelin. Café. Jugo de aloe. Intoxicación con un sánduche de berenjena. Encuentro con Clifton y Jana en Bay St. Caminata hacia tienda de gafas por Queen St. Tienda de gafas cerca del barrio chino. Restaurante coreano en Kensignton Market. Bibimbap. La intoxicación empieza a hacer lo suyo. No puedo comer. Mónica y Jana piden sopa de tofu picante con mariscos. Caminamos hacia Bloor por la calle donde Jana y Lou vivieron hace un año. Tomamos café en un sitio al azar sobre Bloor. Librería de usados grande y bien organizada. Caminamos hasta la universidad. Cruzamos la universidad. Museo de arte. Parque. Tienda de zapatos favorita de Jana en Queen St. De vuelta a la universidad para encontrarnos con mi tía y mis primos frente al parlamento de Ontario. Conversación por media hora e intercambio de regalos. Caminamos al hotel los cuatro. Descansamos un poco en la habitación. Salimos en búsqueda de un sitio de sushi. No queda lejos del hotel. De allí, con lluvia ligera, caminamos a un sitio de crepes junto a la tienda de zapatos. Mónica pide una crepe de nutella con banano. Yo, intoxicado, paso. Nos despedimos de Jana y Clifton. Caminamos al hotel. Rendidos.

Domingo

Un poco mejor. Caminata a St. Lawrence. Cerrado. Desayunamos café y pastel en un Second Cup al lado. Caminamos hasta la estación de tren y registramos el morral de Mónica. Caminamos hasta la torre CN. Constatamos que la entrada al mirador es carísima y caminamos hacia el lago hasta un muelle donde nos sentamos. Luego caminamos un poco más. Cuando nos da hambre caminamos de vuelta al centro. Buscamos un puesto de perros calientes. Elegimos el más barato. Comemos. Buenísimo. Vamos al estadio de beisbol. Caminamos hasta el centro. Descubrimos un centro comercial gigantesco. Tomamos jugo de naranja. Caminamos hasta que las piernas no dan más. Luego regresamos a la estación de tren.


(Más fotos, acá.)