Aquí están Rafael y Arturo en Bogotá en 1948. Cuando el bogotazo estalló Rafael se perdió y mi abuelo tuvo que ir al centro a buscarlo entre los muertos que apilaban en la séptima. Al final apareció en la casa de un amigo que le había dado refugio. Eso, al menos, es lo que cuenta la historia.