Terminé el temario del curso, escribí, en broma, THE END en uno de los tableros, y en respuesta mi pequeño auditorio secuestrado por cuatro meses estalló en un aplauso aliviado.

Sigo enfermo. Qué bueno que ya llegó el fin de semana.