Elizabeth Short antes y después.

A la teoría de la ficción no le interesa la ficción. A duras penas la entiende y pocas veces (¿nunca?) la enriquece. Le preocupan otras cosas. Su papel es, más que nada, adecuar la ficción a los requerimientos que permitan que sea impartida y departida como tema respetable dentro del medio académico establecido. Hay personas a las que esto les parece importante. Probablemente genera flujos de plata y acelera el posicionamiento político de los ungidos. Para lograrlo, se valen de la creación y desarrollo de un lenguaje y un discurso privado y solemne (que en los mejores casos es vacuo y en los peores es incomprensible) dentro del cual la ficción es sistemáticamente malinterpretada, descontextualizada, hiperreferenciada y mutilada para luego ser abandonada irreconocible en un potrero, así. A eso se le llama apreciación crítica. Algunos lo equiparan a leer de verdad.

[Flash 9 is required to listen to audio.]