Pensaba esta tarde que Brave es posiblemente la mejor película de princesas producida por Disney en décadas pero al mismo tiempo es el peor largometraje producido por Pixar en toda su historia (descontando a Cars, que es un horror). Igual no es que sea mala, es sólo inferior a la tradición de la compañía.

También pensaba, y no sé por qué siento que esto conecta con lo anterior, que el principal problema de la selección española de fútbol es que Leonel Messi es argentino.