Observación: no sé si es la voz o la música, pero el repertorio de Leonard Cohen es particularmente efectivo para tranquilizar a Laia. Casi sin falta, cae profunda mientras bailamos hasta el final del amor.

Mi mamá también cayó.