Hecho: El propósito último de las redes sociales centralizadas es controlar la atención de sus usuarios y, a mediano plazo, capitalizarla. Cualquier estrategia para amplificar este efecto será considerada. Problema evidente: Dirigir la atención de una audiencia es el primer paso para manipularla. Relacionado: El sobreflujo de información es un medio propicio de cultivo y dispersión de desinformación.