Tenemos muy poco tiempo para vivir. Nos deshacemos en el siempre. Ninguna marca, salvo la ausencia, es suficientemente permanente. El recuerdo es simulación y ficción.