“Cada cual elige sus derrotas”, escribí en un papel en marzo de 2003, cuando todavía me creía triunfador.