Para que el mensaje sea transmitido debe ser asesinado. A veces simplemente nace muerto. El cuerpo del mensaje flota inerte hasta llegar a su destino. Quien lo recibe le otorga una nueva vida y sentido.