La libertad que más promueve el llamado “liberalismo económico” es la de abusar de las necesidades y aspiraciones de otras personas.