Con un diente afuera (71) y el vecino (81) en camino, los mordiscos de Laia pasaron de ser gestos enternecedores de afecto a pruebas de serenidad y tolerancia para sus destinatarios. Esta semana come arroz rojo con calabaza y pedazos de papá y mamá.