Ayer, a menos seis grados que se sienten como menos quince, el conductor del bus nos recuerda sonriente, antes de salir a la calle a enfrentar la nevada, que este es el primer día de primavera y que hace un año estábamos a veinticuatro soleados grados. Hoy la primavera nevada continúa. Mi profeta automático del clima promete nieve por lo menos hasta el martes con tregua breve este fin de semana.