Leo sobre una secta que está convencida de que el mundo ya terminó y todo esto es una proyección holográfica para suavizar el tránsito (inevitablemente doloroso) al inframundo. Se supone que la vida después de la muerte es una promesa esperanzadora, pero creo que si muriera y perviviera en otro nivel de existencia, me entristecería mucho todo lo que perdí, no importa lo que haya para mí del otro lado. Prefiero el olvido.