El ganador del juego es quien logra olvidar que lo está jugando. Esa es su única regla.