En mi columna de Tercer Dan discuto la propuesta que obligaría a las niñas de Bucaramanga a practicar artes marciales con el propósito de reducir los índices de violencia contra las mujeres en la ciudad.