Laia se emociona ante el espejo. Me mira, mira mi reflejo y me vuelve a mirar. La confunde. Luego mira su reflejo y lo saluda con la mano. El reflejo responde. Ayer le mostré su foto sonriente en el computador. Reaccionó igual.