Laia tuvo una pesadilla durante su siesta de la tarde. Aunque profunda, estaba al borde del llanto. Me acosté a su lado, le hablé y la acaricié hasta que dejó de gemir. Debería haber una manera de materializarse a voluntad en sus sueños en caso de emergencia.