Uno de los problemas de Twitter como medio de interacción social es que convierte conversaciones entre conocidos en escenas en vivo ante un público numeroso con expectativas y exigencias. Esta presencia constante de una masa de testigos/jueces necesariamente condiciona lo que se dice y cómo se dice, y de paso determina la naturaleza de las relaciones que se construyen ahí.