Hace poco descubrí que una de las canciones infantiles de la piscina es el jingle publicitario de un desinfectante para tinas de los años sesenta-setenta. Me sentí engañado.