En el apartamento no hay buenas sombras porque no hay buena luz, pero hace unos días logré que Laia se interesara por la sombra de mi mano proyectada sobre la pared en un restaurante. La seguía con la mirada e intentaba tocarla. La sombra siempre la evadía.