Hoy mientras limpiaba la paila con una esponja jabonosa y agua caliente para remover la grasa acumulada se formó momentaneamente al fondo de la paila un gran ojo humano y manso compuesto de capas de jabón elípticas. Me miró y se desvaneció. No supe qué decirle.