Recibimos una camiseta de regalo para Laia con un ninja dictando la consabida lección de invisibilidad. Traía un mensaje cariñoso sin remitente. No sabemos quién lo envió. Muchas gracias a quien (o quienes) quiera(n) que haya(n) sido.