Hoy Laia descubrió el estampado que tenía en la camiseta cuando la cargué frente al espejo. Mirando su reflejo tocó el ratoncito en el estampado con un dedo. Después agarró la camiseta con las dos manos y la estiró para poder verlo bien directamente (aunque patas arriba). Me miró sorprendida y sonrío.