Una vez se acepta la derrota ante la vida los días difíciles se disuelven en la resignación que lo empaña todo. Y pueden pasar mierdas terribles pero se sienten merecidas. La melancolía amortigua las miserias. Es fácil, casi instintivo, dejarse caer.