Le digo a Laia que venga a abrazarme y corre a pasitos torpes hasta donde estoy con los brazos en alto y su mejor sonrisa. La levanto y la aprieto contra mí y ella en respuesta me aprieta también y pone la cabeza de lado contra mi hombro. Esa fuerza me emociona y conmueve como pocas vainas en esta vida.