De oír este episodio de radioambulante salí con la sensación de que las batallas contra los charlatanes colombianos (como esta) nacen inevitablemente perdidas; hay todo un aparato de credulidad complaciente montado que los acoge y protege. Esta noticia de ayer podría servir de reconfirmación.