El objetivo principal de la crianza es hacerse prescindible. Como propósito vital tampoco cae mal: que llegue un momento, ojalá pronto, en el que la distancia con el mundo permita difuminarse sin afectar a nadie ni incomodar.