En algunos de los mapas que he hecho por estos días Bogotá parece una puñalada en el corazón del país.