El primer verbo explícito de Laia es “quitar”. Lo usa imperativamente para exigir que le den algo que otra persona lleva. No dice “Deme” ni “Quiero”, dice “Quite”. Hoy por la mañana se lo decía con insistencia a la coordinadora de la sesión de piscina para niños. Quería que le diera el pito que llevaba colgando. Cuando quiere que alguien le dé algo dice “Quite” y señala. Cuando quiere que le quiten algo (ropa, por lo general) dice “Quita”. Lo escribo acá sobre todo para no olvidarlo. Parece un detalle importante.