Hoy en la cafetería oí a un señor decirle a una señora la cita de clubes de Groucho Marx. La señora respondió con sorpresa y agrado “¿De verdad dijo eso?”. El señor asintió sobrado, con cara de conocedor culto. Nunca imaginé que alguien podría salirse con la suya soltando semejante frase tan trillada. Ingenuo, pensaba que esa frase sólo se podía citar irónicamente.