Un estudio bonito (este sí cuantitativo de verdad) sobre la riqueza léxica en el hiphop. Wu Tang Clan manda.

Ahí para que Andrés siga alimentando su afición musical más reciente.