La moda de llevar gafas cada vez más grandes es secretamente promovida por Google, que necesita marcos amplios para injertar los circuitos que requiere su nueva versión subrepticia de Google Glass.