El tiempo en el tranvía es relativo. Un observador externo puede pensar que el viaje toma siempre alrededor de veinticinco minutos, pero el pasajero del tranvía sabe que esto no es verdad. Especialmente cuando un señor perfumado se le sienta al lado o cuando se acaba la música y no hay libro en el morral.