Murió David Bowie, mi respuesta cuando alguien me preguntaba cuál era mi miembro de Los Beatles favorito. Era una respuesta burlesca pero también sincera, porque aún cuando nunca he sido muy de pasiones musicales la música de David Bowie hacía para mí (medidas las proporciones) lo que la música de Los Beatles hace para la gente con Beatle favorito. Era música (de un raro para otros raros) que caía cerca, a veces incluso adentro, y nunca se iba muy lejos: música para acompañar, iluminar y entender la vida desde la diferencia activa y orgullosa.

Aquí la despedida de Momus.