De camino al colegio Laia levanta la cara hacia el cielo, abre la boca, cierra los ojos y saca la lengua para sentir la nieve caer. La veo y soy feliz en su felicidad. La nieve es otra forma de luz.