Mi predicción es que cuando Twitter se acabe nadie se dará cuenta. Seguiremos hablando para siempre en oraciones cortas y entrecortadas, ahogados en el presente rabioso e inmenso, ansiosos de una señal que indique de que dijimos lo correcto para alguien más.