Mi mamá llegó ayer. Cada año viene al menos una vez a pasar tiempo con Laia. Se la llevan bien. Es lindo y gracioso verlas conversar y entenderse desde los mundos tan distintos en los que viven. Me recuerda mi relación con mi abuela y lo mucho que aprendí de tenerla cerca. Me hace falta mi abuela. Creo que hasta envidio un algo a Laia por tener abuelas para hablar.