Ya las crisis no son lo que eran. La vida tranquila y semi-estructurada en torno a una rutina de trabajo y crianza tiene sus beneficios físicos y emocionales. Hace mucho que no me da frío en lo pies y no pienso tanto en lo que no soy ni seré. Casi todo el tiempo se me va en lo que debo hacer. Lo dejo ir con gusto.