Me repugna el olor a centro comercial, perfumado y plástico. Y ni hablemos del olor a baño de centro comercial. Un par de horas en un centro comercial me dejan enfermo, mareado y triste, incluso ahora que soy un capitalista del montón, perdido en mis antojos y definido por mi salario.