A veces pienso que en lugar de escribir Despegue debí simplemente recomendar a mis amigos con algo de insistencia que le dieran una nueva oportunidad a El Principito y lo leyeran sin prejuicios. Tiempo mejor invertido.