Al parecer la reacción alérgica fue la consecuencia de un festín de kiwi en el jardín: primero un batido y después una palangana con kiwi fresco. Laia naturalmente devoró la fruta con la voracidad que heredó de mi abuela. Pagó las consecuencias.

La alergia la heredó del taita.