Fiesta de cumpleaños de un compañero de Laia. Se pasaron en invitados y el salón comunal elegido, con acústica atroz, era una piscina densa de gritos, llantos y explosiones de globos amenizado por una pequeña máquina de karaoke especializada en música infantil de organeta. Por fortuna solo duró dos horas.