A la salida del salón me pongo de rodillas para darle el abrazo de despedida a Laia y Saoirse, su mejor amiga, se abalanza a recibir abrazo de despedida también. Le doy un abrazo apretado a las dos. Salgo del colegio sonriente aunque llueve, el cielo está gris y sigo más ansioso de lo prudente.