En una vitrina de una tienda de muebles de lujo sobre la calle del Rey estaba sentada una pareja de potenciales compradores de una sala particularmente fastuosa a dorado, negro y blanco con chimenea en alta definición incluida y uso copioso de pieles de vaca. Me pareció verlos llorar.