El día noventa y nueve se perdió. Escribo desde la mañana del día cien. Algún día volveremos en el tiempo y los dinosaurios nos estudiarán como durante tantos años los estudiamos a ellos. Con la misma conmiseración.