Mi abuela decía “Así la vida es un soplo” cuando se burlaba de que yo llegara a siestiar a la casa después de las clases por la mañana en la universidad. Y efectivamente la vida es un soplo. No se equivocaba.