Laia se embolsilla un chapstick que es supuestamente mío (es adicta — se los come) y cuando le hago el reclamo da la vuelta y cándidamente me suelta un “sharing is caring, papa”. Sigue su camino como si nada.