Me da miedo es ser un papá horrible y no darme cuenta. No creo que sea un papá horrible, pero sé que muchos papás horribles viven por años sin saber que llenaron a sus hijos de miseria. Algunos incluso nunca llegan a saberlo. Mueren satisfechos, convencidos de que hicieron bien su tarea.